agosto 1, 2019

Art. 160. El contrato de trabajo termina sin derecho a indemnización alguna cuando el empleador le ponga término invocando una o más de las siguientes causales:

1.- Alguna de las conductas indebidas de carácter grave, debidamente comprobadas, que a continuación se señalan:

  1. e) Injurias proferidas por el trabajador al empleador

Corresponde dar por acreditada la causal de despido contenida en el articulo 160 Nº 1, letra d) del Código del Trabajo, toda vez que, en materia laboral, la injuria se trata de expresiones que difamen, deshonren o menosprecien al empleador de modo que dañen el prestigio o el honor del afectado y que tiene como fundamento mantener la armonía necesaria en las relaciones de trabajo y la protección de la disciplina laboral. Estas injurias son suficientemente acreditadas, en virtud de lo cual se determina que no puede haber un ambiente laboral en el cual, el asistente de operaciones, discuta, niegue y menosprecie la autoridad de su jefatura, con un lenguaje tan vulgar y ofensivo, sin lugar a dudas afectando las relaciones armónicas y la disciplina laboral, dirigidas a aquella persona que se desempeña como su jefe directo. Por lo tanto se verifica claramente la conducta del trabajador como para que esta sea calificada de grave y configurar la causal del artículo 160 Nº 1, letra d) del Código del Trabajo, lo que deja de manifiesto un ánimo positivo y reiterado de menospreciar la autoridad ejercida por su jefatura, a lo que se suma, que tratándose la demandada de una persona jurídica, de acuerdo al artículo 4º del Código del Trabajo, el jefe de sucursal, quién ejerce habitualmente funciones de dirección o administración, tiene el carácter de empleador, según se presume de derecho. Por consiguiente, con las expresiones vertidas por el actor, el demandante injurió al empleador, sin que este trato despectivo y ofensivo desplegado por el actor hacia un jefe pueda aceptarse, sin que este vea disminuida su autoridad ante el resto del personal.