Email: glgestudio@gmail.com
agosto 5, 2019

Art. 160. El contrato de trabajo termina sin derecho a indemnización alguna cuando el empleador le ponga término invocando una o más de las siguientes causales:
1.- Alguna de las conductas indebidas de carácter grave, debidamente comprobadas, que a continuación se señalan:

e) Conducta inmoral del trabajador que afecte a la empresa donde se desempeña

De la lectura de la norma se advierte que los requisitos de su procedencia son a) conducta inmoral, b) la conducta debe ser indebida, c) debe ser comprobada debidamente, d) debe afectar a la empresa y e) dicha conducta debe ser grave.
Que en cuanto a conducta inmoral, valga señalar que es conducta cualquier comportamiento humano, sea por acción u omisión.
Que Respecto de la inmoralidad el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define inmoral como: Que se opone a la moral o a las buenas costumbres y a su vez Moral es definida como Perteneciente o relativo a las acciones de las personas, desde el punto de vista de su obrar en relación con el bien o el mal y en función de su vida individual y, sobre todo, colectiva.
Estos conceptos como primera aproximación nos expresan la idea de conducta inmoral como aquello que lo se aparta de lo socialmente aceptado y esperado en la vida individual y colectiva.
Que en relación a la comprobación debida, cabe hacer presente que esta comprobación no requiere la exhaustividad de un proceso penal, bastando que exista claridad de que el hecho invocado ocurrió en la realidad.
En lo que se refiere a la afectación de la empresa ello implica que la conducta cause un perjuicio a la empresa el que al no estar definido por la norma puede ser pecuniario o de otra naturaleza, como pudiera ser la afectación a la imagen.
En relación a este punto además la jurisprudencia, reconociendo que una conducta inmoral que afecte a la empresa puede llevarse a efecto fuera del lugar de trabajo y de la jornada, ha exigido que esta conducta y afectación se relacionen con el contrato de trabajo o relación laboral, pudiendo ello en tanto el trabajador tiene derecho constitucional a la vida privada. Debemos partir de la base de que siempre que se trate de hechos que se verifiquen fuera del lugar y jornada de trabajo siempre estará en pugna el derecho del empresario con los derechos fundamentales del trabajador, cuestión que merecerá generalmente una ponderación entre esos derechos.